Skip to content

5 cosas que no decirle a un parado


Estoy en el paro. Desde hace dos meses. Fue un poco repentino todo. Pim, pam, pum. Fuera. Finito. Hala, a echar de comer a las palomas. Resulta todo muy raro, pero no os voy a aburrir con mi día a día en el parque con los jubilados, ni con mis vanos intentos por aprender a cocinar. No. Hoy me voy a recrear con las…

 

5 cosas que no decirle a un parado

 

  • 1- “Tú vales mucho”. El que te dice esto, es que no sabe qué decir. Es como cuando pasa una catástrofe y tiras de frases hechas. “Tú vales mucho”. Todo está solucionado, el sol brilla y España sale de la crisis. Has quedado como un Cicerón. Ole. Aquí os aconsejo una frase alternativa con la que expresarás interés real: “Venga, te invito a unas cañas”. Fetén.
  • 2- “Seguro que encuentras algo pronto”. Me encanta esta frase, sobre todo cuando llevas 4 meses en paro y no hay narices a conseguir una entrevista.
  • 3- “Anda, ¿qué me dices? ¡No me lo puedo creer! ENTONCES YO SOY EL SIGUIENTE”. Aquí entramos en las arenas movedizas de los compañeros de trabajo. Nótese aquí la falsa sonrisa que surge en el rostro cuando pronuncias la “ñe”. Compañññññññññeros. ¡Probadlo! Es una sonrisa falsa, de lunes por la mañana, cuando respondes con furia contenida a “¿Qué tal tu finde?” unas doscientas mil veces. “Muy corto, compañññero”. Su reacción suele ser de fingida sorpresa y disgusto: Te sueltan esto y se quedan tan anchos oye. ¿Cómo que entonces “tú” eres el siguiente? Es que deberían haberte despedido a ti. Y, por cierto, estamos hablando de MI despido. Deja tu victimismo para cuando vayas a hacerle la pelota al jefe.
  • 4- “Pásame tu CV, que te lo muevo”. Si no tienes un puesto de influencia en tu empresa, ahórrate la frase. Gracias, de verdad, pero no hace falta que quedes bien porque… ¡eres el BECARIO! Un becario muy válido, eso sí,  que seguro encontrará un trabajo pronto, sin duda. Tus intenciones no pueden ser mejores, pero ya paso suficientes horas echando CV´s a esos grandes cubos de basura llamados “páginas de empleo”.
  • 5- “Tú lo que tienes que hacer es…”. Aunque esta frase se puede acabar casi de cualquier manera, lo importante es el “tienes que”. Porque esa persona, en su larga trayectoria vital, te está orientando e iluminando el camino. ¡Qué bien se ven los toros desde la barrera, amigos! La expresión alternativa que recomiendo en este caso es: “Pues no sé que decirte, así que te invito a comer”. Chapó.

 

La moraleja, el aprendizaje que subyace a esta historia, amigos y amigas, es que si no sabes qué decir, cállate y saca la cartera. Eso es amistad de verdad. Pero también puede darse el caso de que, en el momento en que lees este post,  tu némesis esté en el paro. En ese caso, usa con total libertad las 5 expresiones anteriores. De hecho, es muy importante que combines, y en este orden, las frases 2, 5 y 4. Fundamental.

 

Ana Banana