Skip to content

Jack White, blanco sobre negro

 

-La inacabable evolución de la imperfección-

 

En 1975 nacía en Detroit, John Anthony Gillis «Jack White», el cuál fue el último de 10 hijos de un matrimonio de empleados, de la Arquidiócesis de Detroit. De raíces muy humildes, vivía en una de las zonas más deprimidas de toda la ciudad. Cultivó desde bien pequeño su gusto por la música, especialmente por la clásica, influenciado por las profesiones paternas. Hasta que con tan sólo 5 años comenzaría a tocar la batería.

Pocos años después, ocurrió algo determinante en su vida y en parte, en la historia de la música de los últimos años. Jack White se hizo monaguillo, como varios de sus hermanos, estuvo a punto de ir a un seminario en Wisconsin. Hecho que tan sólo cambió al llegar a sus manos un nuevo amplificador y evidentemente, esto era algo que no tenía cabida entre los santos muros, por lo que decidió seguir sus estudios en la escuela pública. A partir de este hecho clave, nos encontramos con un Jack White adolescente, seguidor del blues y del rock de los 60. Seguió empapándose de todo tipo de estilos musicales, así como aprendiendo a tocar diversos tipos de instrumentos, todo ello añadido a que con 15 años montó su primer negocio. Una pequeña tapicería, llamada «Third Man Upholstery» —siga este nombre con curiosidad, apreciado lector— en la que trabajó durante unos años, aunque según se cuenta muy poco profesionalmente, donde era fácil encontrar poesías escritas a mano en los muebles que arreglaba.

jack white en recuerda esto tu blog de tendencia
Meg y Jack White, tocando en directo para The White Stripes

Y aquí comenzamos  la historia de este artista multidisciplinar —actor, músico, compositor, productor— único en casi todos los aspectos, extraño hasta el extremo en algunos. Con posiblemente tantos amantes como detractores, debido a su singular estilo musical y de vida. En este artículo trataremos principalmente la figura musical, también mencionando detalles de otras facetas, puesto que no hay que olvidar que ante todo, JACK WHITE es músico y con mayúsculas. Dominando multitud de instrumentos a la perfección como el bajo, la guitarra, la batería, el piano/teclados, la mandolina, la marimba, su propia voz o pseudoinstrumentos de dudoso origen…
Un claro ejemplo de esto es el imprescindible documental «It might get loud» en el contamos con Jimmy Page, The Edge y el propio Jack, al comienzo del documental expone uno de sus principios al tocar con… Mejor mírenlo.

Pero, sin duda alguna, lo que le ha convertido en la figura que es hoy ha sido su estilo y sonido único. Fácilmente identificable, con un continuo cambio y búsqueda de nuevos estilos musicales, que incorporar a su producción.
Su vida musical comenzaría en los años 90 como batería de «Goober and the Peas» en Detroit. Tras ello, trabajó en la ciudad, con la banda The Go —recomendables Watcha Doin y Two-Star Tabernacle— En esos años, hacía jam sessions en clubes nocturnos de la ciudad bajo el nombre de «Two Part Resin», aunque el único tema que ha trascendido de estas sesiones figura bajo el nombre de «The Upholsterers» —si, así es, las casualidades no existen—

 

Un tornado de aire fresco… THE WHITE STRIPES

 

En 1996 se casa con Meg White, de la que curiosamente tomó su apellido legal como apellido artístico propio y con la que en 1997 formó el grupo The White Stripes. Este grupo estaba lleno de particularidades, debido a que sólo lo formaban Jack y Meg. Incluso presentándose como hermanos a pesar de ser matrimonio y para lo cual la propia Meg tuvo que aprender a tocar la batería. Con una estética rompedora marcada por los tonos rojos y blancos, sin olvidar el negro impertérrito que siempre ha acompañado a Jack White. Desarrollaron un sonido propio único y un estilo que les guió al estrellato en muy poco tiempo, primero en Inglaterra y luego en Estados Unidos.

Y aquí, cabe hacer una mención muy importante, The White Stripes consiguió un sonido propio e inconfundible, gracias al talento creativo del Sr White en la composición y por qué no decirlo, por sus manías y singularidades. En la búsqueda de ese sonido único en el que se mezclaban blues, rock, metal y punk como estilos principales. Jack White ha tocado toda su carrera con material, que otros grandes ni se molestarían en prender fuego, como: guitarras chinas de plástico, totalmente desafinadas o incluso rotas. No olvidemos que está considerado uno de los 20 primeros, en la lista de los 100 mejores guitarristas de toda la historia, por la revista Rolling Stone. Gracias a ello consiguió algo que pocos han conseguido en la música, que con tan sólo oír unos acordes de esa guitarra desgarrada, sucia, chirriante pero inconfundible, el seguidor habitual diga «suena a los Stripes» o «suena a Jack White» —como le pasó a este humilde juntaletras en la película Los odiosos ocho, toda una sorpresa ciertamente, en la que el maestro Morricone dejó un pequeño espacio en su BSO para él—.

 

 

Teniendo en cuenta la importancia de los Stripes, podríamos hablar largo y tendido de ellos, pero cabe destacar, que en sus más de diez años de carrera lanzaron 7 discos, todos ellos imprescindibles en la colección de todo aficionado al buen rock alternativo —algunos de ellos grabados en cartuchos de 8 pistas y equipos de los 60 para conseguir el sonido Stripes— y entre los que merece la pena remarcar algunos como: «De Stijl», «White», «Blood Cells» o el simplemente impresionante «Elephant», con temas ya inmortales como «Seven Nation Army», Mejor canción y Mejor videoclip de ese año.

En 2007, grabarían su último disco «Icky Thump», debido a que en plena gira por Canadá, tuvieron que parar por problemas de salud de Meg. Especulaciones aparte, que desde aquí no vamos a valorar, a partir de ahí todo comenzó a torcerse para el matrimonio White hasta el año 2011, en el que anunciaron su separación total como grupo. Por último, mencionar un —curioso— tema hecho en español del original Conquest llamado Conquista y para el cuál tradujeron hasta el nombre del grupo a Las Rayas Blancas… Todo el mundo tiene errores y algunos de semejante calibre.

 

Proyectos paralelos… The Raconteurs

 

jack white en recuerda esto tu blog de tendencia
Grupo de Jack White, The Raconteurs

Paralelamente, en al año 2005, formaría junto a Jack Lawrence, Brendan Benson y Patrick Keeler la banda «The Raconteurs», grabando ese mismo año su primer disco Broken Boy Soldiers. Dado que el grupo lo formaban componentes de éxito de otras agrupaciones, se les comenzó a considerar como una superbanda, algo que siempre rechazaron pese al éxito y las buenas opiniones de público y crítica. En el año 2008, lanzarían su segundo disco «Consolers of Lonely», el cual recibió aún mejores críticas y fue un éxito rotundo. Pese a seguir en activo, la banda no ha publicado más trabajos, aunque sí siguen actuando en ocasiones acompañados también por Dean Fertita.

 

Un grito a la creatividad y la originalidad… The Dead Weather

 

El año siguiente, 2009, Jack comenzaría uno de sus proyectos más ambiciosos y reconocidos por sus seguidores: The Dead Weather. En este punto de la lectura, merece la pena pararse unos segundos y valorar lo que tenemos entre manos, ya que si para muchos, The Raconteurs debe ser considerado como una superbanda, The Dead Weather como mínimo se debe situar a su altura o en opinión —siempre personal de quien escribe— bastante por encima dado sus integrantes, trabajos llevados a cabo y capacidad creativa casi ilimitada.

 

 

Todo lo dicho, se entiende mucho más fácilmente presentando a los culpables. En la voz encontramos a la siempre genial e impresionante Alison Mosshart —quien ya conozca el grupo «The Kills» no necesita más presentación—, al bajo Jack Lawrence —también componente de The Raconteurs—, a la guitarra y los teclados simplemente uno de los grandes del rock contemporáneo, Dean Fertita —guitarrista de entre otros grupos Queens of the Stone Age— y a la batería y colaborando en ocasiones en el aspecto vocal Jack White. Este grupo supone una conjunción de distintos estilos y gustos musicales, dando lugar a trabajos sencillamente únicos y de una originalidad simplemente desbordante, tanto en lo musical como en la propia estética del grupo y de sus vídeos.

jack white en recuerda esto tu blog de tendenciaComo disco de debut lanzaron «Horehound» en 2009, gran disco con el sonido inconfundible de la guitarra de Fertita y la voz de Mosshart. Donde se aprecia de manera clara el estilo creativo y tan singular de Jack White. Su segundo disco saldría a la luz en 2010, titulándose «Sea of Cowards» suponiendo otro éxito rotundo y sirviendo para aumentar aún más la legión de seguidores que ya tenían. Por ahora, su último trabajo con fecha de 2015 es el disco «Dodge and Burn», el cual resulta muy recomendable para todo amante de la música rock. Tema «Impossible Winner»

 

Una nueva época… Third Man Records

 

El lanzamiento en 2009 de «Horehound» no sólo supondría el lanzamiento del primer LP del grupo, sino que fue también el proyecto de inauguración de la productora del propio Jack White. Bajo el nombre de «Third Man Records» ¿Os suena de algo el nombre? Establecida ese año en Nashville, Tennessee, —una de las ciudades más bonitas y poco reconocida, de los Estados Unidos— la sede central de un proyecto que comenzó en el 2001. Esto supuso un giro de clavija más a la carrera musical de Jack, creando un complejo de oficinas, estudios de grabación y producción, estudios fotográficos, tiendas oficiales y hasta una sala de conciertos, en la que se llevó a cabo la presentación del disco/inauguración oficial ante tan sólo 150 invitados.

jack white en recuerda esto tu blog de tendenciaAlgo a destacar de la labor de Third Man Records ha sido apostar por múltiples estilos dentro del variado panorama que encontramos en la música americana. Tanto por grupos locales, como jóvenes valores de todo el territorio nacional. Un claro ejemplo de esto, fue la exitosa producción en el año 2004 del disco «Van Lear Rose» de Loretta Lynn. Reconocida artista country americana que sumó hasta cinco nominaciones a los Grammy ese año y finalmente se alzó con los de Mejor Álbum Country y Mejor colaboración con voces country.

 

Jack White Comienza a andar sólo

 

Como artista individual, Jack White ha participado en numerosas películas, tanto como actor, en películas como «Cold Mountain» —para la cual también hizo parte de la BSO—, en «Coffee and Cigarettes» o en «Walk Hard», dando vida al mismísimo Elvis. Como ya hemos mencionado, además de componer algunos temas de la BSO de Cold Mountain, también compuso el tema principal de «James Bond: Quantum of Solace» junto a Alicia Keys.

En lo que se refiere a su faceta de compositor y músico, comenzó su carrera en solitario en el año 2012 con el disco «Blunderbuss». Disco muy personal , escrito y producido por él mismo. El cuál contó con una particularidad única; Para los conciertos de este disco, White contaba con un grupo de músicos y coristas, los cuales iba rotando según el concierto en función de sus propias sensaciones en las pruebas de sonido previas a cada actuación. Por lo que el sonido resultaba aún más único si cabe teniendo este dato en cuenta.

 

 

En el año 2014, lanzaría su segundo y por ahora último disco en solitario, llamado «Lazaretto». Basado en relatos, poemas y canciones hechas con apenas 20 años y desaparecidas hasta la fecha. Este disco ha sido considerado por el Libro Guiness de los Récords como el disco más rápido de la historia en cuanto al tiempo de edición y grabación, para el cual tan sólo se necesitaron 3 horas y 55 minutos.

En cuanto a la evolución musical y la influencia de Jack White en el mundo de la música, hay que tener en cuenta su propia evolución personal y sus múltiples y profundas peculiaridades. Sus primeros años y grupos estaban marcados por el sonido de guitarra desafinada, sucia y de mala calidad —recordarmos que Jack White ha usado para numerosísimos conciertos y grabaciones guitarras de muy baja calidad, de materiales plásticos incluso en lugar de madera, rotas por él mismo o por accidente. Son interesantes ver algunos conciertos de la gira que hizo para el disco Blunderbuss tocando con una guitarra de vinilo china, con un agujero de puñetazo en la tapa de la caja— Buscando continuamente la desafinación, buscando un sonido único, pero con una potencia de desgarro brutal y único. Hasta llegar al sonido actual, en el que claramente predomina el sonido blusero y folk de la América más profunda.

jack white en recuerda esto tu blog de tendenciaDestaca y mucho el cambio en el aspecto estético, puesto que Jack White ha ido pasando del blanco y rojo de los Stripes, al negro y azul actual que predomina claramente. No obstante, se nota su sello inconfundible, ya que incluso en Lazaretto encontramos potentes temas guitarreros —muy echados de menos en Blunderbuss— al estilo más original de Jack White. Como muestra, el sencillo High Ball Stepper —tema instrumental que, como dice un buen amigo de esta casa, merece la pena subir el volumen hasta que retumbe el pecho— en el que encontramos el sonido de siempre en Jack White, destilando olor a Jack Daniels y con cierto sabor a cecina de alligator.

Todo esto ha sido algo que, para sus detractores, siempre ha pasado factura. Puesto que la sombra de The White Stripes es muy alargada, pero con el paso del tiempo ha sabido despejar numerosas dudas hasta convertirse en un músico único e imprescindible.

 

Darío D.

 

Por si esto fuera poco, os hemos guardado una sorepresa final. Como es costumbre en árticulos musicales, aquí os dejamos la Playlist especial de Jack White, firmada al igual que el árticulo por el Señor D.

 

«Desde Recuerda esto, queremos dedicar este artículo a un Genio que nos acaba de dejar, va por ti Prince»